Mónica Valenciano
“Bailo …como quien escava en el cuerpo, desobstaculizando, abriendo nuevos circuitos posibles que me permitan acceder a su voz… la voz del cuerpo escondido en el cuerpo que baila. Me muevo al encuentro de sus posibilidades acústicas, a través de la respiración del movimiento. El cuerpo desplegable, polifónico, dilatando el contacto entre la piel y el espacio. Asisto al descubrimiento de texturas, tonalidades, calidades que emergen en un proceso de revelado, desde la práctica cotidiana hasta el suceder en la escucha del cuerpo como instrumento música o lugar de resonancias.
Continúo explorando en la escritura del movimiento, en la formulación de un lenguaje que no trata de explicar nada, sino de implicar, convocando el encuentro desde la capacidad de percepción del instante y así hallar ese estado de presencia en el espectador. Aspiro a la posibilidad de habitar cualquier espacio, a colaborar con el acto de aparición y así, construir. Segregar el tejido de un espacio para que algo aparezca es casi el movimiento fundamental. Aprendo en cada danza a desaparecer mejor.”
Patricia Caballero
“Nací en Chiclana de la Frontera el 8 de marzo del 1987 y esta es una de las versiones de mi historia:
Mientras me machacaba el cuerpo como deportista (primero mediocre entusiasmada y luego de élite frustrada), pasé por un colegio de monjas, luego de curas, después de artes plásticas, de danza, de coreografía… muchos coles. Ahora, sin cole, sigo estudiando el cuerpo y sus movidas, la gente, las religiones, las relaciones, las percepciones, las tradiciones, la física, la botánica, los números, el tiempo, la geometría, la música y todo lo que consigo pillar de este universo entero que no es ni un 0,00000000000000000000000000000000000000001%.
Por alargar un poco esto y así parecer una persona aun más entrega, digamos que también me dedico (a parte de vivir la vida y explorarla) a bailar, a cantar, a pensar (a mi pesar), a hacer documentales escénicos, objetos danzantes, laboratorios de movimiento…y ofrezco a quien se aventura unos viajes acuáticos maravillosos. Crear y criar, sí, sí ¡una madraza! Ah y a veces hago de asistente, de directora o de escritora fantasma para algunas personas.”

______

En el más mínimo espacio se balancea un lugar. Crece un gesto entre las palabras, hasta la descomposición de un gemido. ¿Y la pregunta? ¡Lo que nace de un desequilibrio! De espaldas, en un antes del comienzo, ocurre el pequeño poema. Música en los huesos y se filtra un recuerdo desarticulando el discurso; relajamiento amplio. Los ritmos de un contacto, algo en la respiración y ríe en distintos momentos de la frase… ¿esos puntos son de una cicatriz? ¿Cuántas interrogaciones tiene ya tu pregunta? Cuando el no tiempo toca el cuerpo, algo se ha bailado: vibra la piel del espacio. ¿Qué soñarán los muertos? Cuando lo perdido se presenta entre los parpadeos de este cuerpo, se segrega un blanco posible que acoge el instante. ¿Cuál era la pregunta?

En plena indagación en torno a la meteorología del cuerpo y la acústica del movimiento, nos sumergimos en los mapas furtivos del subconsciente propio y colectivo; las memorias antiguas y futuras; las que no pudieron plasmarse en ningún papel; esas que nos hacen ser de unas y otras maneras. Somos depósitos de vestigios, esencias y ausencias que operan secretamente en el proceso de una danza atencional y alquímica. En este sigiloso exorcismo, nos permitimos crear el pasado, dar a luz a la memoria como si de un acto creativo se tratara. Todo esto, en compañía de estos cuerpos orquestales, sus soplos, sus lenguas e impregnaciones.

______

Creación e interpretación: Mónica Valenciano y Patricia Caballero
Coproducción: Festival Sâlmon< – Mercat de les Flors , La Poderosa y Mes de Danza.
Apoyo y residencias:  eSpacio Silvestre y el Graner. Este trabajo surge del proyecto “Cruzados” generado por La Poderosa (Espacio para la danza y sus contaminantes)

______

monicavalenciano.jimdo.com