“He nacido y he vivido hasta los 18 años en un pueblo del norte de Extremadura de no más de 900 habitantes. En mi colegio se estudiaba francés. Mi madre nos apuntó a mis hermanos y a mí una academia para estudiar inglés en la ciudad más cercana, Plasencia.
En esta escuela se impartía inglés y ballet al mismo tiempo. Después de mis clases de inglés esperaba a que mis padres viniesen a recogernos y miraba absorto a través de la ventana a aquellas niñas en la clase de danza, hasta que llegaba la hora de irnos a casa. Un día mientras miraba a través de la ventana cómo las niñas hacían sus ejercicios, el profesor me invitó a entrar en clase y cuando mi madre vino a recogernos vio que yo estaba allí junto con el resto de niñas. El profesor habló con mi madre y a partir de ahí cambié mis clases de inglés por clases de danza.
Esa academia se cerró unos años más tarde y yo me quedé sin mis clases de la noche a la mañana. Así pasó mi juventud, imaginando y recordando aquellas clases cada vez con más sensación de ilusión que de realidad.
Mis padres tenían un bar, donde yo pasaba largas horas viendo videos clips que tanta influencia han tendido en mí y en mi trabajo; No surprises de Radiohead, Frozen de Madonna o Torn de Natalie Imbruglia han sido video clips que mi memoria ha recordado durante años, como aferrándose a un recuerdo de un lugar que no sé si alguna vez existió.
Un día, viendo esos videoclips en bucle, apareció “corazón congelado” de Pastora Soler. En el vídeo, unos cuantos bailarines se pasean bailando en los pasillos de un supermercado mezclados entre productos congelados y latas de conserva. Y ahí encontré algo que yo interpreté en aquel momento como “danza contemporánea” y pensé, que yo quería hacer eso. A partir de ese momento empecé a organizar todo “inconscientemente” para acabar haciendo lo que actualmente estoy haciendo.
Me trasladé a Madrid cuando terminé mis estudios en la Universidad de Extremadura y realicé la formación profesional en la Escuela de Danza Carmen Senra, donde fui becado durante dos años. Aquí empezaron mis primeros contactos con la creación y mis primeras piezas. Luego me trasladé a Barcelona donde vivo actualmente y realicé los estudios en el Conservatorio de Danza (Institut del Teatre) en danza y coreografía.
Actualmente resido en Barcelona y trabajo como coreógrafo en mis propios trabajos y como colaborador en otros proyectos. Me interesa la vida de la gente, la calle, las historias, todo aquello que es difícil explicar con palabras, lo que escondemos. Lo utópico, lo que nos sorprende, lo que nos excita. Utilizar los signos para reinterpretarlos dando lugar a diferentes formas de mirar y repensar las cosas desde una nueva perspectiva. Empezar de cero.”

______

An incarnated utopia is a place which, although should only exist in our imagination, does really exist. It exists, and crops up in different places, with all its aberrations and incongruities. An incarnated utopia is to form part of a community that does not exist, to miss what you have never experienced, or to return to a place you have never been before. With Lord M27, we aim to explore the feelings in a series of situations which words have yet to define: those moments when you feel at home without being there, or in which your mind, without revealing any memories to you, makes you feel, with an intuition of the future, that what you are experiencing belongs to you in some strange, familiar way.

The piece is set out as a collection of photos found in an old market; small shots depicting characters who have lived in the same city but have never met each other – absent characters from which we only sense displacement, or an indecipherable trace, while in the scene, movement establishes its own pace, against which the volatility of these stories crashes, like water breaking on the rocks of the breakwater.

In this first part, someone has lost their memory, and can only feels the intuition of a memory, but it is like those first moments in a film that never quite takes shape, and is watched over and over again in an aim to decipher the message that it feels like someone has hidden there.

______

Direction and choreography: Javier Guerrero
Dramaturgy: Marc Villanueva.
Performers: Julia Fernandez, Joel Mesa, Paula Tato, Carlos Roncero.
Music: Yves Del Río.
Costumes: Malahierba.