La Poderosa es entendida y vivida como una casa, un espacio que potencia proyectos de investigación y apoya a las personas que los crean. La Poderosa intenta propiciar territorios de proximidad y de intimidad fomentando la relación entre artistas, equipo de gestión y público.

La Poderosa y las personas que la habitan creemos en cocinar las cosas a fuego lento y en la cocina. Crecer, engordarse y comer juntas, generando comisariados y marcos de exhibición específicos para diferentes tipos de prácticas.

Practicamos la resistencia mediante el cuestionamiento constante de la situación afectiva, social, política y cultural que nos rodea e intentando idear nuevas metodologías de trabajo que fomenten la empatía y la escucha de las realidades y necesidades de artistas y público.